#QuédateEnCasa
24 marzo, 2020
Slow Food y el amor por la vida.
8 abril, 2020

Slow Fashion: moda con visión viva.

El concepto Slow Fashion  promueve la transparencia de los procesos de producción, introduciendo la trazabilidad de las prendas de forma que el consumidor sepa quién, dónde y en qué condiciones se ha elaborado la ropa que lleva, es la antítesis de lo conocido como ‘Fast Fashion’ o moda industrializada.

Cada vez más personas optan por comprar prendas de comercio justo, con una mayor calidad y exclusividad en detrimento de las prendas a precios asequibles pero realizadas en cadena y con materiales dañinos para el medio ambiente.

El Slow Fashion apoya una filosofía de consumo responsable de ropa, que trata de concienciar sobre el impacto de las prendas de vestir en el medio ambiente, el agotamiento de recursos y el impacto de la industria textil en la sociedad.

Los materiales fomentados por el Slow Fashion son productos nobles que no contaminan el medio ambiente y que son biodegradables.




La naturaleza tiene más de 3.800 millones de años de experiencia y sin embargo seguimos creando empresas completamente ajenas a ella.


comercio justo y ético

¿Qué busca este movimiento?

1. Oponerse a la moda producida en cantidades supra industriales.

2. Decantarse por productos artesanales para apoyar a las pequeñas empresas, el comercio justo y las prendas fabricadas localmente.

3. Fomentar el reciclado de prendas comprando ropa de segunda mano o vintage y donando las prendas que ya no se utilicen.

4. Elegir ropa fabricada con materiales sostenibles y producida éticamente.

5. Incorporar a nuestros armarios prendas clásicas y que duren más tiempo.

6. Hacer nuestras propias prendas: reparar, personalizar, alterar… para así alargar sus años de vida.

7. Disminuir el consumo de ropa: no comprar de forma compulsiva sino elegir prendas especiales y de máxima calidad.



Bagüe es una marca slow fashion – cero desperdicio conformada por un colectivo de mujeres dispuestas a co-crear y tejer una segunda piel que refleje todo lo que somos: desde la emoción, nuestras creencias, expectativas y cómo nos sentimos.





Desde nuestra perspectiva, la evolución de los negocios del presente y del futuro cercano tienen que ver con aprender a observar la naturaleza, emularla en nuestras iniciativas e integrar los aprendizajes que hacemos sobre ésta para producir de manera compatible con la biodiversidad.


Fuente:
Slow Fashion Next
dear tee
Economía Circular Verde